Síndrome de Clase Turista ¿Qué es y cómo prevenirlo?

¿Qué es el síndrome de clase turista? 

El síndrome de la clase turista o trombosis del viajero, es el nombre que se empleó para describir el riesgo que corren las personas de sufrir una trombosis, cuando realizan viajes de larga duración. 

Se denomina de “clase turista” desde los años 90 al detectarse está sintomatología en viajeros frecuentes de vuelos de avión en clase turista, ya que esta categoría de viajero supone un espacio reducido y una menor movilidad durante el vuelo. Al permanecer mucho tiempo en la misma posición y en un espacio pequeño los viajeros pueden padecer una trombosis venosa profunda (TVP) y su principal complicación, el tromboembolísmo pulmonar. 

La trombosis venosa profunda es una grave afección que se presenta por un coágulo de sangre en una vena profunda, generalmente en las piernas muchas veces provoca dolor aunque muchas otras veces puede ser asintomática. Estos coágulos de sangre pueden desprenderse y alojarse en los pulmones.

 

¿Por qué ocurre el síndrome de clase turista? 

Principalmente debido a la reducción de la movilidad en un espacio pequeño durante largos lapsos de tiempo, cómo el asiento de un avión o un automóvil,  por lo cual aparecen síntomas en las extremidades o miembros inferiores (piernas y pies), debido a su inmovilización prolongada y la ralentización del flujo sanguíneo.

El síndrome de la clase turista suele estar asociado a los vuelos en avión, pero puede aparecer también en otros medios de transporte como el tren, el autobús o el auto. La mayor frecuencia de este síndrome en viajes en avión parece estar ligada a los cambios de presión barométrica y a una mayor deshidratación por la sequedad del aire en el interior de los aviones. 


Síntomas del síndrome de clase turista 

Los síntomas del síndrome de la clase turista pueden manifestarse hasta unas semanas posteriores al viaje y también durante el trayecto. La sintomatología puede ser muy variable e inespecífica, pero se relaciona con las siguientes señales de alerta: 

  • Hinchazón en la pantorrilla.
  • Dolor en las piernas, que puede afectar también al muslo.
  • Hinchazón en el muslo.
  • Hormigueo en las extremidades.
  • Aumento de la temperatura de la piel.
  • Dificultad para caminar.

Factores de riesgo relacionados con el síndrome de clase turista ​

De acuerdo a sus características cada persona puede tener más factores de riesgo, que lo haga más vulnerable a padecer este síndrome, algunos de esos factores de riesgo son:

    • Tener más de 60 años.
    • Padecer problemas circulatorios o várices
    • Estar embarazada 
    • Seguir un estilo de vida sedentario, 
    • Obesidad 
    • Tabaquismo
    • Haber sufrido trombosis o embolismo pulmonar previamente o tener antecedentes familiares de estos problemas.
    • Haber pasado por intervenciones quirúrgicas recientes en las extremidades inferiores (piernas, cadera o abdomen).
    • Consumir algunos fármacos, como los anticonceptivos.
    • Sufrir enfermedades como diabetes, EPOC,  enfermedades cardiacas, hipertensión, lupus, cáncer, o alteraciones congénitas de la coagulación.
    • Llevar un catéter venoso central.

¿Cómo evitar el síndrome de clase turista?

Algunas acciones preventivas que son muy buenas en viajes largos para evitar los efectos de esta afección son:

Puedes ver todos los diseños de medias de compresión que tenemos disponibles aquí. 

 Bibliografía y recursos

Fotos