¡Aprovecha! Referencias seleccionadas SIN IVA durante la emergencia sanitaria. Envío GRATIS para compras desde $140,000.

Lo que nuestro cuerpo nos quiere decir

El cuerpo se manifiesta de diferentes formas, algunas las comprendemos, otras no las sabemos interpretar, y en algunas ocasiones, no se manifiesta sino hasta que padecemos enfermedades en etapas muy avanzadas. 

El cuerpo nos habla con la piel, con el dolor, con la fiebre, con el estado de ánimo, con los estornudos, con la picazón, y todo esto nos indica que algo está sucediendo. 
Con el pasar de los años, reconocemos estos síntomas y aprendemos a entender las formas en que nuestro cuerpo se manifiesta.

Para las formas más leves sabemos qué hacer, como por ejemplo aplicar un poco de hielo en un morado o tomar líquido cuando nos sentimos deshidratados. 

Con enfermedades como la presión alta o el colesterol alto el cuerpo puede no mostrarnos ninguna alerta sino hasta que desarrollamos alguna complicación grave, como podría ser un infarto del corazón o del cerebro. 

Es importante ir al médico cuando estamos sanos, de manera preventiva, para que se puedan detectar tempranamente posibles enfermedades. 

 Existen protocolos establecidos en las instituciones que definen en qué momentos de la vida y qué tipo de personas necesitan hacerse ciertos exámenes para poder identificar a tiempo si están en riesgo o ya está iniciando algún problema de salud para que podamos tomar precauciones e iniciar tratamientos a tiempo. 

Otra manera como se manifiesta nuestro cuerpo es ante las actividades que realizamos en nuestras rutinas diarias. Si pasamos una mala noche, al día siguiente el cuerpo nos habla: amanecemos cansados, con sueño durante el día, de malgenio o con dolores de cabeza; cuando somos sedentarios, aparecen dolores por las malas posturas o nos cansamos rápido en caminatas de baja dificultad; con la alimentación, luego de una comida muy pesada, nos sentimos inflamados, sin ganas de realizar las tareas del día, con sueño y algo desalentados.

Por otro lado, cuando asumimos actividades que le hacen bien a nuestro cuerpo, él también nos lo agradece. Luego de una comida nutritiva y con la porción correcta, una buena sesión de ejercicio, o una noche con un buen descanso, nuestro cuerpo se siente bien, trabajamos de manera efectiva, nuestro ánimo se eleva y hasta mejoran las relaciones con nuestros familiares y amigos.  

Es así como escuchando nuestro cuerpo podemos entenderlo mejor y adaptar nuestras rutinas para sentirnos mejor en el día a día y prevenir enfermedades que se desencadenan por los malos hábitos.

Comprendiendo cuales hábitos nos benefician y cuáles nos perjudican y aplicando los aprendizajes, podremos ver grandes cambios en nuestra salud.  

Y tú, ¿qué tanto escuchas a tu cuerpo? 

 

 

 

 

Ana María Betancur Sánchez
Presidente Asociación Colombiana de Medicina del Estilo de Vida AMESVIDA
Médica General Universidad CES
Residente Medicina de la Actividad Física y el Deporte UPB
Certificada en Medicina del Estilo de Vida IBLM
+57 316 693 8940
ana.betancur@amesvidacol.org

Fotografía de: Lucrezia Carnelos